PRESENTACION

Recreando mi página HACER LA HISTORIA

Quisiera que esta página sea un pizarrón como el de tantas aulas, como aquellos que con tiza y borrador siguen existiendo en la memoria; un pizarrón que salga al cruce de las frases hechas; un pizarrón que pinte pensamientos y estimule a pensar y a actuar, un pizarrón que sea desafiante al discurso del poder instituido, un pizarrón donde aparezcan encontronazos de ideas dirigidos por una simple pregunta: “a quién conviene y a quién perjudica” tal o cual decisión, tal o cual política; tal o cual ley; tal o cual movimiento de la historia.

Existen muchas páginas ,blogs, redes sociales contestatarias al poder instituido y seguramente contribuyen a hacer historia. Pero no basta con dar una información, o sentar posición, aunque también lo haremos. En este pizarrón iremos por más: iremos debatiendo y reflexionando con herramientas de la teoría científica de la historia para contribuir a desarrollar formación cultural y científica de nuestro pueblo. Es un desafío de la historia presente dar esa batalla al poder financiero y los intelectuales a su servicio que pretenden seguir conquistando mentes para desgranar fuerzas, confundiendo, desmoralizando, dividiendo, mintiendo, para evitar que el pueblo pueda constituirse en fuerza política. Tener intelectuales científicamente formados del campo popular es necesario y urgente. Con frases hechas y a pura consigna y sin fundamentos científicos para fundamentar la acción no sería posible ganar la batalla cultural.

Vayamos al pizarrón. Escribo el título general: DEBATES DE LA HISTORIA PRESENTE. DEBATES SOBRE EL PRESENTE DE LA HISTORIA COMO CIENCIA

Empecé a usar el nombre HACER LA HISTORIA en la cátedra en los años 90. Sigo sosteniendo que la Historia no es una pieza de museo para estudiar un pasado como muerto porque en realidad nunca está muerto. Reaparece a pesar de ocultamientos deliberados u olvidos inexplicables. Aparece sin repetirse y muestra sus secuelas al primero que se le cruce. La historia presente no es un shoping de hechos sueltos que en cantidades infinitas rellena las cabezas de multitudes hasta el hartazgo provocado para sacar a dichas multitudes de la historia. La historia presente no es una superficie sin pasado. Es el escenario (local, regional, nacional, continental, mundial, planetario) en el que vivimos. Si no lo podemos pensar , si no entendemos con qué fuerzas y debilidades se está moviendo, y menos aun si no sabemos quiénes son los sujetos que provocan movimientos tan fuertes que nos involucran sin comerla ni beberlo; si no entiendo –si no entendemos- qué y por qué, me quedo afuera, - nos quedamos afuera- del protagonismo, me autoexcluyo, -nos autoexcluimos- del papel conciente en el hacer la sociedad en que vivimos o en la que vivirán las generaciones que siguen a la nuestra. Es como aceptar que las fuerzas hostiles a la humanidad, nos han deshumanizado, nos han sacado del medio, nos quitan la posibilidad de hacer la historia de manera conciente.

¿Estamos gustosos de seguir tragando sapos?

De estas cosas y algunas otras tratará la Página/ Pizarrón. Los invitamos a recorrerla y a entrar en los debates necesarios y desafiantes del siglo XXI. El papel adormecedor que llevan en gran medida las herramientas comunicacionales del poder financiero transnacional y sus socios con el mayor desparpajo, no es una ola casual sino es parte de una de las más fuertes herramientas del poder económico/polìtico para manejar la historia a su antojo. Todo esto lo traigo a colación para pensar juntos esto de HACER LA HISTORIA CON EL PROTAGONISMO DE LOS PUEBLOS

CABA, Argentina diciembre de 2016.