NOVEDADES

Un frente político por la paz en nuestra región

Irma Antognazzi. Buenos Aires, 2 de abril de 2017

Los grandes dirigentes políticos populares de nuestra región pueden cumplir un papel histórico en esta hora difícil si se pronuncian juntos contra las políticas genocidas del gran capital financiero transnacional que pretende arrasar con los derechos conquistados y con la paz en el nuestro, un continente de paz.

Frente al avance de los acuerdos del gobierno de Colombia con la OTAN; frente al armamentismo de Gran bretaña en nuestras Islas Malvinas; contra el plan de compra de armas de guerra del presidente Macri; contra el intento de golpe de estado en Paraguay, contra las mentiras con las que pretenden desestabilizar la democracia bolivariana de Venezuela; contra las amenazas a la estabilidad democrática en Ecuador, quienes han sido y siguen siendo líderes populares en sus respectivos países, tanto los que actualmente están al frente de sus respectivos gobiernos como los que han concluido sus mandatos de gobierno debieran pronunciarse públicamente con un comunicado conjunto por la defensa de la paz y la soberanía plena de nuestra región dejando en claro el rechazo a cualquier intento que signifique crear conflictos bélicos y armarse obligando a que cada país sea un nuevo comprador de armas de guerra con falsos pretextos de combatir al terrorismo.

Nos dirigimos en particular a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner quien supo jugar un importante papel estratégico a nivel internacional para enfrentar a los poderes financieros concentrados tratando de señalar sus guaridas fiscales así como la gestación de un segundo Operativo Cóndor sobre la región.

Nuestra Patria Grande cuenta con una pléyade de enormes dirigentes que han dado sobradas pruebas de vocación democrática, como Ignacio Lula da Silva, Cristina Fernandez de Kirchner, Fernando Lugo, José Pepe Mujica, Evo Morales, Rafael Correa, Nicolás Maduro y Daniel Ortega. Alguno de ellos, debería convocar a sus pares para dar una prueba conjunta de compromiso y solidaridad con los pueblos. Asimismo, sería interesante que inviten a todos los presidentes actuales de la región a pronunciarse por la paz y contra posibles guerras dentro de nuestros territorios, peligrosamente empujadas por la avanzada neoliberal, golpista y guerrerista por naturaleza. Estas fuerzas retrógradas, internas y externas, se manifiestan a través de la compra de armas, en la penetración de las fuerzas militares de los Estados Unidos en sus diversas formas, y en la política exterior de Gran Bretaña, quien pretende, por ejemplo, hacer de Malvinas un área armada que le posibilite su intromisión en el espacio geopolítico de Nuestra América; todas estas políticas de provocación, buscan conseguir un mayor control sobre la soberanía de nuestros pueblos y gobiernos.