DEBATES

Ecuador , marzo /abril 2017 ante la segunda vuelta electoral de elecciones presidenciales. Debates>

En esta cotuntura envié una carta a algunos conocidos a quienes conocí en la Universidad en Quito en 2009 y en 2012:

"Me permito hacerles algunos comentarios de lo que veo desde aquí, desde esta Argentina en destruccción en apenas menos de año y medio, con todo el pueblo azotado por la perversidad de las políticas corruptas de los neoliberales, estafadores por donde lo miren, CEOS de las grandes multinacionales, el gran poder financiero transnacional.

Seguí las elecciones de vuestro país que de algún modo es también el mío, por ser de mi propio espacio latinoamericano. Triste resultado, previsible en parte. Por eso era tan importante poder dar a conocer los desastres que vivimos en un país como Argentina, donde en poco más de 14 meses destruyeron al país y a la mayoría de los argentinos, los negociados, la barbarie de todo tipo que ocasionan es indescriptible; cuentan con los especialistas en comunicación,con la palabra mágica "cambio" que, para quien no entiende nada de la historia vivida o por venir, se le pega como lapa y lo atrae. Los hechos ocurridos en "la década ganada" han dejado de existir para el discurso pegazoso y vergonzante de estas elites corruptas,y la corrupción que ejercen todos los días y en todos los ámbitos no les hace mella porque la siguen ocultando y negando descaradamente con cara de piedra mientras siguen hablando de la "herencia recibida" como empezarán a hacerlo allí si llegaran a encaramarse en el gobierno apoyados por sectores populares que son víctimas del síndrome de Estocolmo, asumiendo la cultura y valores del verdugo y opresor. Pronto se darán cuenta, millones de personas del pueblo , pero mientras tanto será tarde, porque estos tanques operan con una rapidez y violencia inimaginable aun para quienes contamos con teoría para entender lo posible. Superan lo imaginable.

Triste. Lástima, faltó poquito, pero el triunfo tendría que haber sido muy grande para evitar que desencadenen hechos atroces como tenían pensado. Ojalá puedan entrar en razones los millones de ecuatorianos; que se horroricen de verse en el espejo de lo que pasa en este país, Argentina, donde no podemos ya soportar el espanto, la miseria que provocan, el desparpajo con que el gobierno sigue cada día atentando contra el pueblo de manera dictatorial, y robando los bienes de la nación y el patrimonio público para sus negocios particulares, maniobras que cada día son puestas al descubierto por heroicos investigadores y algunos pocos legisladores, periodistas y jueces, pero que TODAVIA no logran revertir la cultura hegemónica que ha hecho esta minoría de clase empoderada de lo ajeno. Hasta... bueno, hasta que les llegue la hora y la mayoría del pueblo vea con claridad que esto así, no puede seguir. Mi tristeza es grande por ese pueblo que fue sumergido bajo los venenos del discurso de los opresores y ladrones de guante blanco y por algunos otros, que con buena fe y ganas de una sociedad mejor, no advirtieron que llevaban su acción hacia un pozo del cual es difícil salir. Dejo abierto el margen de posibilidad de que se pueda revertir. Sé que un resultado así desmoraliza a más de uno, sobre todo a aquellos que no tenían en su imaginacion la posibilidad de que esto ocurriera. Es difícil llegar al punto en que los pueblos hagamos nuestra propia historia con conciencia de eso, cuando todo apuntaría a que no se desarrolle conciencia sino que la imbecilidad, la tilinguería y la mentira tapen como cortina de humo la realidad y oscurezcan las posibilidades de un futuro mejor.
Abrazos,Irma"

Recibí solamente la respuesta del Dr Alberto Acosta quien se hizo presente con una serie de link con un artículo de su autoría donde justifica por qué " ni un voto más al correísmo"

GUERRA DE TRONOS:
Lucha de las derechas ecuatorianas del siglo XX y del XXI

Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=223220 y otros sitios.

Mi respuesta a dicha posición para continuar con el debate fue la siguiente:

Estimado Alberto, gracias por enviarme su artículo. Lo leí detenidamente, recordando siempre que en realidad nos conocimos cuando hicimos un homenaje a don Alejandro Olmos desde el Grupo Hacer la Historia, y la publicación Cuadernos de Historia Viva, Historia del tiempo presente, Rosario 2001. Dicha publicación contenía la resolucion completa del juez Ballestero sobre la investigación de Olmos sobre la deuda externa. Incluimos en la misma Prólogo de mi aujtoría, un artículo de Alejandro Olmos Gaona y uno suyo, muy interesante donde Ud. proponía una serie de medidas necesarias para el control mundial acerca de las condiciones que ahogaban a los países endeudados fraudulentamente como eran el caso de muchos, entre ellos Ecuador y Argentina. Me alegro que en el referendum último de su país la mayoría del pueblo haya aprobado la propuesta de regresar los capitales escondidos en los llamados "paraísos fiscales" de aquellos funcionarios de gobierno o electos.

Leí su artículo Guerra de tronos, como le decía. Debo decirle a fuer de ser sincera, que más allá de los hechos concretos de ese país advierto que el análisis del presente que hace usted sobre su país en esta coyuntura es el mismo que tuvieron y siguen teiendo aquí las organizaciones que se llaman de izquierda. (Mantengo el nombre de izquierda, porque creo que son honestos en la búsqueda de una sociedad mejor que la capitalista que ha devenido en un escenario de barbarie universal.)

Noto que lo mismo que en Argentina, la "izquierda" no alcanzó a ver la naturaleza de clase del enemigo que tenía el pueblo enfrente. Es decir tampoco vio al pueblo ni se percató de la fracción de clase burguesa que pretendía quedarse con todo el poder del país, la oligarquía financiera. En Argentina la "izquierda" también combatió a Cristina y a Macri como si fuesen lo mismo, como si la historia la hiciera un personaje, como si lo que estaba en la escena electoral eran dos personalidades, sin advertir que la teoría que dicen tomar como herramienta de análisis, permite analizar con más profundidad los intereses de clase y sus fracciones en cada momento del vertiginoso movimiento de la historia.

Aquí no se trataba en la realidad de Macri /Cristina, sino que se nos venía encima -y se nos vino - y se apropió de todo el poder político además del económico financiero que ya detentaba. Gobierna el país los dueños y representantes del gran capital financiero transnacional, que, a pesar de que había concentrado su capital en los años anteriores (es una ley del capitalismo, usted lo sabe mejor que yo) , a pesar de eso, necesitaba la suma del poder político y "legitimarlo" en las urnas. Entonces toda su potencia y fuerza mediática fue perfecta para manipular y poner un discurso mentiroso y abusivo de la buena fe de millones de ciudadanos, detrás de que era necesario "EL CAMBIO", un discurso asesorado por los intelectuales orgánicos de su clase, generando el odio irracional contra Cristina en particular y el peronismo en particular, usando una memoria colectiva instalada desde hace décadas.

Sabemos que en la historia no hay una causa sola. Obviamente desde el kirchnerismo nunca se planteó hacer una revolución, sino "un capitalismo serio" que permitió mejorar el poder adquisitivo de grandes capas sociales, elevó el nivel de salud,de educación, de trabajo, de participacion política, de investigación científica en pos de obtener soberanía del conocimiento; contribuyó a gestar la incipiente unidad de nuestra región, etc etc, pero dentro del capitalismo porque el peronismo es eso, un proyecto burgués que tiene un techo en lo que llama conciliación de clases. Pero el no haber llegado a más derechos para el pueblo, aunque fueron muchos los logrados en la etapa kirchenerista, no es atribuible a un personaje. Las causas son muchas pero lo que es evidente es que este país ahora está gobernado por las multinacionales y sus secuaces y habrá visto Ud. o verá en los medios que todos los días recortan y cortan derechos, dejando a la gran mayoría del pueblo argentino por fuera de este festín grosero y perverso y sin defensa alguna al ver afectadas sus condiciones de vida y de trabajo.

No es lo mismo un gobierno burgués que mira al conjunto del pueblo trabajador y que facilita el crecimiento de anchas capas medias, que un gobierno de los monopolios que toman al país como si fuese su empresa. Como es el caso de Argentina desde que Macri y su equipo de Ceos son gobierno,o como podría ser en su país de ganar las próximas elecciones los personajes que expresan los mismos intereses que dichos CEOS.

Considero que los que tenemos formación científica para analizar los procesos de las sociedades y nos situamos dentro de los intereses populares, debemos hilar fino.

No es todo lo mismo, como parece concluir usted; no mirar con profundidad las diferentes contradicciones y sus niveles de complejidad contribuye a fortalecer el discurso del poder financiero concentrado, y lo que es peor, es como si en el fondo se estuviera adscribiendo a una idea que se mantenía en los años 70, "cuanto peor mejor". Eso es una falacia si no es un error, porque en realidad al sustentar eso como idea base no se está pensando en el sufrimiento del pueblo que cae víctima del poder genocida del gran capital. Sostener los gobiernos democráticos con programas populares, como el caso de la Revolución Ciudadana allí o del gobierno nacional y popular en mi país, no son la solución en sí misma, pero crean condiciones favorables para que los pueblos vayan encontrando sus posibilidades de construir poder popular para superar los techos que ponen ciertos sectores de la burguesía y para arrasar con el poder concentrado del poder financiero.

La tarea de los revolucionarios,a mi modo de entender pasa por conocer lo más a fondo que se pueda el movimiento de la historia en el presente y contribuir a que cada vez más ciudadanos entiendan de qué se trata en cuanto a la lucha de clases con sus fracciones incluidas en este complejo momento de la humanidad atribulada por la obscena posesión de la riqueza en manos de tan pocos. En esta barbarie ha devenido el capitalismo en su fase imperialista. Difícil hacer historia en este presente, por eso amerita que debatamos a fondo los problemas.

Lo saludo con afecto y a la espera de continuar el diálogo si Ud. comparte la invitación,
Irma Antognazzi
www.hacerlahistoria.com.ar